SALUD TOTAL

¿AFECTA EL ESTRÉS A TU PIEL? ¿MITO O REALIDAD?

El estrés es esa especie de cajón desastre en el que cabe de todo, al que echarle la culpa cuando hay algún problema de piel y no tenemos muy claro la causa…

Pero ¿Tiene algo de realidad?

Fuente: El Blog de medicadoo

Pues un poco si… y es que nuestra piel (como todo nuestro organismo) empeora cuando los niveles de estrés aumentan. La culpa de todo la tiene Yoko Ono, y en esta caso le echamos la culpa al CORTISOL, una hormona secretada fundamentalmente por las glándulas suprarrenales y que es segregada en pulsos, más a primera hora y muy poco por la noche. Además se producen picos para responder a situaciones de estrés y va a generar diferentes acciones a nivel general como un aumento de los niveles de azúcar, colesterol o triglicéridos en sangre, al sistema inmunológico, etc

¿Y en la piel? Pues también tiene su efecto:

  • Ese aumento de los niveles de azúcar va a aumentar los procesos de glicosilación no enzimática… una reacción espontánea de la glucosa sanguínea con las fibras de colágeno y elastina que se encuentran en nuestra dermis, reacción que produce los llamado AGE (Advance Glication End Products o productos finales de la glicación) que se acumulan contribuyendo a una perdida de firmeza, mayor fragilidad y a un aumento de la concentración de radicales libres… un desastre.
  • A lo anterior… le sumamos un aumento de la actividad de determinadas metaloproteinasas de la matriz que van a disminuir la producción de colágeno y ácido hialurónico, por lo que vamos a favorecer aún más la aparición de arrugas y la perdida de firmeza.
  • Además nuestro amigo cortisol disminuye la producción natural de ácido hialurónico… mayor deshidratación.

Y no nos quedamos ahí… se ha comprobado que el estrés afecta realmente a muchas enfermedades, generando y empeorando brotes de psoriasis (que me lo cuenten a mi), dermatitis seborreica, acné (es que se ha comprobado que aumenta la secreción sebácea… chungo para acné y dermatitis seborreica).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *